Ramos da la cara en San Mamés

Ramos jugará ante el Athletic con la máscara que le protege la nariz.

Sergio Ramos estará en San Mamés. El capitán del Real Madrid volverá para liderar a su equipo en el siempre difícil desplazamiento al estadio del Athletic, pasado mañana. Sabe que la cita es de vital importancia para su equipo y no faltará a la cita.

El defensa internacional jugará en Bilbao con la máscara con la que viene entrenándose en los últimos días en Valdebebas. Cada vez son más amigos. Lo cierto es que la adaptación de Ramos al antifaz que le protege la nariz está siendo buena. Las varias sesiones realizadas en Valdebebas con el apósito han logrado que el jugador se sienta cada vez más cómodo con él. De hecho, en los últimos entrenamientos, la participación de Ramos en las sesiones ha sido totalmente normal. Es evidente que no es lo mismo entrenar que jugar (y más ante el Athletic, un equipo que siempre presenta una palpable amenaza en los balones aéreos), pero el jugador cree que podrá hacerlo a pleno rendimiento.

Ramos se fracturó la nariz el pasado 18 de noviembre. Para ser más exactos, se la fracturaron. El capitán blanco recibió una patada en la cara de Lucas Hernández en una acción dentro del área en la que el colegiado del partido, el andaluz Fernández Borbalán, no señaló nada. Ramos fue atendido en la banda y regresó al terreno de juego con dos llamativos algodones en los orificios nasales, pero no pudo completar el partido. En el descanso fue sustituido por Nacho Fernández. Aquel fue el último partido jugado por Ramos hasta la fecha. El defensa de Camas se ha perdido a consecuencia de esa lesión tres partidos: el de Champions ante el APOEL, el de Liga ante el Málaga y el de Copa ante el Fuenlabrada.

Lo cierto es que su ausencia se ha dejado notar en el eje de la zaga madridista. Salvando el partido de Nicosia, en el que el Madrid destrozó a un rival muy inferior, en los otros dos partidos el equipo ha encajado cuatro goles (dos ante el Málaga y otros tantos ante el Fuenlabrada), evidenciando que se echa de menos al líder de la defensa madridista.

El problema se acabará a partir de este sábado en Bilbao. Ramos volverá a jugar protegido por su máscara, la misma que le acompañará el resto de la temporada. Y posiblemente más allá de la finalización del ejercicio del Real Madrid. En el verano de 2018, la selección tiene una cita con el Mundial de Rusia, y Ramos, capitán también de España, no se quiere perder un evento en el que tiene puestas, como el resto de la afición española, grandes esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*