El buen regreso de Bale

El regreso de Bale

El galés marcó el 2-0 del Real Madrid frente al Espanyol.

No tardó el Bernabéu en ovacionar a Gareth Bale, la estrella blanca que ha vuelto a los terrenos de juego tres meses después de caer lesionado. Lo hizo mientras la megafonía anunciaba a los titulares (Cristiano el más aclamado) y a los suplentes (el galés, de largo, el más aplaudido).

No se volvió a ver la espigada figura del 11 hasta el entreacto. Entonces sí, entonces saltó al césped para apretar en el calentamiento con la previsión, como así fue, de que tuviera unos minutos en la segunda parte. Carreras con balón, frenadas en seco, algún disparo… Todo para tener a punto a una de las grandes estrellas blancas.

Dos minutos después, ovación de todo el fondo norte. Saltaba Bale a calentar acompañado de Marcelo y Casemiro. Pero los aplausos y el entusiasmo llegaba por la aparición del extremo, básico para este final de campaña y ausente durante casi tres meses.

Y llegó el minuto 70. Y llegó la salida al césped de un Bale que fue recibido con buena parte del coliseo de Chamartín puesto en pie. Había ganas en el madridismo de ver a un jugador decisivo que no ha estado a disposición de Zidane durante los anteriores 17 partidos.

20 minutos por delante y un resultado, un corto 1-0, para que el galés volviera a probar la competición. De primeras, con Lucas por la derecha, Zizou le colocó en el flanco izquierdo, su perfil natural, pero no el más habitual desde que viste de blanco.

No tardó en dejar destellos de su clase. Un centro al área que remató Cristiano. Un exterior en la medular para Isco que despertó aplausos en la grada en una jugada que acabó con Lucas disparando fuera.

Y llegó el mejor Gareth. En el minuto 85, apenas un cuarto de hora de saltar al césped. Un balón largo de Isco fue aprovechado por Bale para mostrar dos de sus mejores cualidades: la potencia, que sirvió para desarbolar a la zaga del Espanyol, y una zurda maravillosa, que valió para pegar su disparo al palo izquierdo de Diego López, que nada pudo hacer para detener el balón que mandó el galés con toda la intención del mundo.

El Bernabéu, lógicamente, lo celebró con el entusiasmo del 2-0, de asegurarse los tres puntos, y con la certeza de que ya está entre ellos un futbolista clave para el final de temporada, un Bale que demostró en 10 minutos que está listo para volver a liderar al Real Madrid. Y todo ello tres meses después.

Tomado de: Marca.com

 

Acerca de Administrador

Fanático del equipo merengue, los blancos, los vikingos, el Real Madrid. De oficio ingeniero informático, en el tiempo libre me gusta la pintura y el dibujo, el diseño web, diseño en Phtoshop y en Illustrator y practicar deporte, preferiblemente el beisbol y por supuesto el fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*