¡Menudo homenaje se pegó el Madrid!

hala madrid cmnow

Épica madridista. Con un jugador menos sobre el terreno de juego, como casi siempre que se juega contra el Barça, y después de haber visto como Hernández Hernández le anulaba un golazo absolutamente legal a Gareth Bale, como casi siempre que se juega contra el Barça, el Real Madrid arrancó una victoria de prestigio en el Camp Nou, sí, pero también tres puntos que pueden enchufarle a la Liga, una victoria que deja además grogui al Barça en vísperas de su partido de Champions contra el Atlético del martes. El homenaje se lo dio Zidane a Luis Enrique con un planteamiento que habría firmado el mismísimo José Mourinho, agazapado atrás y saliendo a la contra, esperando y no poniéndose nervioso y encontrando al final su justo premio.

Porque el Real Madrid, el equipo al que se ha venido faltando insistentemente al respeto desde la ciudad condal, el equipo al que un todopoderoso Fútbol Club Barcelona iba a destrozar, iba a masacrar, iba a pasar por encima, simplemente fue mejor. Fue mejor, eso sí, jugando a lo que puede jugar este Real Madrid y no a lo que quiere el Barça, aquel estilo con el que ganó tantas veces Mourinho y con el que hoy se graduó con éxito Zidane en el Camp Nou. Se vendió la piel del oso antes de cazarlo, se metió la mano en la jaula del león, se despertó a la bestia y el diez veces campeón de Europa, el mejor club deportivo sobre la faz de la tierra, sacó el orgullo, la casta, el honor y gripó el motor de los culés.

El plan, claro, no era tenerla sino cedérsela al Barça para que hiciera lo que mejor sabe hacer, ese duermevelas del toque, toque y toque que acaba hipnotizando al rival. El Real Madrid sólo dejó de tenerlo claro un par de minutos, justo esos ciento veinte segundos que transcurrieron desde el gol de Piqué hasta que consiguió recuperar la frialdad. Tras el golazo de Benzema, esa media chilena espectacular después de un jugadón de Marcelo, el resto del partido fue del Madrid. Trató de impedirlo el colegiado, como casi siempre, pero esta vez no fue posible. Sonó la flauta porque sólo hay un equipo en el mundo que pueda competir (y ganar) contra doce, y ese es el Real Madrid. Gran homenaje merengue. Puede que esto le sirva a más de uno y a más de dos para tener en el futuro un poquito más de humildad y valors, muchos valors.

Tomado de Marca.com      of    Juanma Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*