Keylor Navas es ídolo del Bernabéu

Keylor ya es idolo

Keylor Navas ha conseguido que los penaltis en contra no sean un punto fatídico para el Real Madrid esta temporada. La pena máxima, bien lo saben Rubén Castro, Griezmann y Gameiro, es para los delanteros que los lanzan. Tres de cuatro ha atajado este curso el tico, al que sólo Parejo ha batido desde los once metros. Ningún portero de Europa ha parado más esta temporada.

Para Keylor no hay penas máximas

La hazaña de ayer llegó en el minuto 26 tras un agarrón de Varane a Rami que con ojos de lince vio perfectamente Estrada Fernández. Lo protestaron mucho todos los jugadores del Real Madrid a excepción de Keylor Navas, que ya retaba con la mirada al lanzador sevillista, Kevin Gameiro. El francés cogía la pelota con suma confianza avalado por su estadística esta temporada, tres de tres desde los once metros, pero sucumbió ante la presión del Bernabéu y los reflejos y el instinto de Navas.

Gameiro pateó con la diestra a su izquierda, ejecución que adivinó Navas, siempre bien asesorado por el preparador de porteros madridista (Luis Llopis) y que se movió a derecha e izquierda, y un poco hacia adelante también, antes de lanzarse como una pantera para despejar el balón. El Bernabéu se vino abajo y coreó con fuerza el nombre de su guardameta, algo cada vez más frecuente esta temporada.

Porque Keylor, qué duda cabe ya a estas alturas, está siendo uno de los mejores futbolistas del Madrid en este curso. Pleno de confianza, ayer volvió a ofrecer una de sus mejores noches, bordando todos los aspectos del juego. Estuvo, como siempre, atento y rápido en las salidas y el achique, valiente y decidido por arriba -sus vuelos para despejar de puños fueron espectaculares- y seguro con el balón en los pies. Por supuesto, también felino para llegar a todos los lanzamientos de los sevillistas. Su paradón a Gameiro en el 85′ inició la jugada del 4-0 y fue de las acciones más espectaculares de la noche.

“Lo mío es entrenar, trabajar mucho y esforzarme. Sigo con las mismas ganas que al principio, con ganas de seguir luchando”, dijo el portero al acabar el partido, optimista tras su nueva exhibición: “No puedo predecir el futuro, pero Dios quiera que podamos ganar la Copa de Europa y terminemos la temporada contentos. Ahora vamos al Camp Nou con mentalidad de ganar, sabemos que es un campo y un rival difícil, pero tenemos calidad para sacar los tres puntos. Ganar el partido nos daría mucha energía para seguir luchando en la Champions“, zanjó el tico.

Tomado de: Marca.com

Acerca de Administrador

Fanático del equipo merengue, los blancos, los vikingos, el Real Madrid. De oficio ingeniero informático, en el tiempo libre me gusta la pintura y el dibujo, el diseño web y practicar deporte, preferiblemente el beisbol y por supuesto el fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*