Los seis resucitados de Zidane

Los 6 recusitados de Zidane

Desde la llegada del técnico francés al primer equipo, muchos jugadores han recuperado su mejor versión y su rendimiento vuelve a corresponderse con el talento que poseen.

Cuatro partidos, 360 minutos, le han bastado a Zidane para levantar buena parte de los muros, algunos resquebrajados, que se encontró en Valdebebas. Futbolistas de un talento espectacular que, con Benítez en el banquillo, perdieron la chispa que les llevó a formar parte de la plantilla de uno de los clubes más exigentes del planeta. El francés ha conseguido que jugadores como James, Kroos, Modric, Isco, Carvajal o Jesé, todos ellos de gran calidad, den un paso adelante y enseñen buena parte de su talento. Nadie dudaba de que sólo era necesario que les pusieran en órbita para mostrar lo mejor de su repertorio. Zizou, de momento, ya lo ha logrado.

Queda, claro está, lo más difícil de la temporada. Llegan los partidos en los que el Madrid se aferrará a una Liga que no dan por perdida y, sobre todo, a una Champions que es el gran objetivo del curso. Zizou está preparando a sus futbolistas para que vuelen en la eliminatoria ante la Roma. De momento, y viendo el partido ante el Espanyol, el galo va por el camino correcto con buena parte de la plantilla.

James Rodríguez, un ’10’ para todo

De un futbolista mayúsculo como James Rodríguez se espera que ponga asistencias perfectas como la que acabó con Benzema firmando el primer gol ante el Espanyol. Tampoco extraña que saque la zurda a pasear como hizo en su gol, tercero del Real Madrid, ante los catalanes. Ni sorprende que dibuje pases de 50 metros que caen llovidos al pie del compañero.

es llamativo que sea el segundo futbolista que más kilómetros recorra en una plantilla en la que varios de sus compañeros presentan físicos portentosos y cuentan con el despliegue en el campo como una de sus virtudes. Pues sí, ante el Espanyol, James completó 10.760 metros. O, lo que es lo mismo, sólo Isco corrió más que un jugador al que no pocas veces se le ha tildado de indolente en defensa.

El Bernabéu, de hecho, le agradeció en forma de aplausos varios lances en los que luchó para recuperar el esférico como un meritorio más. En Chamartín saben de su talento, el curso paso dejó varios golazos propios de un crack, pero siempre agradece que la estrella de turno se deje la piel. James, viendo como se desempeñó ante el Espanyol, lo ha entendido a la perfección.

En eso, también en ese aspecto, Zizou quiere un nuevo James. De ahí que no haya dudado en ponerle un plan físico específico para que afine su puesta a punto y su aportación no se limite a destellos con una zurda que le hizo ser una de las grandes estrellas del último Mundial.

Eso es James, un talentazo dormido que, con Zidane al mando, parece resurgir. El francés sabe que es un futbolista vital y el domingo dejó que completara los 90 minutos sobre el tapete del Bernabéu. Desde el duelo ante el Villarreal, jugado el pasado 13 de diciembre, el 10 no disputaba un duelo completo. Seis partidos, los últimos de la era Benítez y los primeros de la de Zidane, en los que el colombiano conoció el banquillo, no llegó a jugar en Mestalla, y sólo disputó los dos últimos minutos ante Deportivo y Sporting. Ante el Espanyol, eso sí, Zidane empezó a sacar lo mejor de un 10 que vale para todo.

Modric: el Bernabéu se rindió al talento de ‘Lukita’

Zidane le ha dado galones a Modric. Quiere que sea el enlace entre los futbolistas que defienden y los que atacan. Y el croata, obediente, se ha echado el equipo a la espalda. Ante el Espanyol brindó un recital de pases con el exterior que encendieron al Bernabéu. Cuando Zizou decidió que había que dar descanso a una de las joyas del equipo, el coliseo de Chamartín tributó una de las ovaciones más largas de los últimos tiempos. Está claro que Modric es uno de los suyos, uno de sus predilectos.

Kroos: el jefe de la sala de máquinas

Poco se parecía el Kroos dubitativo de la era Benítez al futbolista que desde que llegó al Madrid se hizo dueño de la medular. El alemán había perdido seguridad en el pase y hasta cometía errores impropios en un jugador alemán, paradigma siempre de fiabilidad y trabajo. La llegada de Zidane le ha sentado de maravilla. Vuelve a ser el mediocentro efectivo en el pase, seguro en el corte y capaz de dar equilibrio a la medular cuando todos los que tiene cerca se lanzan a la portería contraria.

Isco: el que más corre y el que más roba

Corre más que nadie, salta, pelea, roba balones… Podríamos estar hablando de Casemiro o, remontándonos al pasado, de Sami Khedira, pero ahora es Isco el que suma todas estas cualidades a su tremenda calidad, que sigue intacta aunque en muchas ocasiones tenga que lucirla muy lejos de la portería rival. Así es el nuevo Isco que está modelando Zidane, enamorado del malagueño en toda su extensión. Con fútbol y sacrificio se ganó a Carletto, pero perdió ese rol de intocable con Benítez y lo ha vuelto a recuperar ahora con Zizou.

Con el entrenador francés en el banquillo, Isco corre más que nadie. Ante el Espanyol metió 11,27 kilómetros a sus piernas, como ya hiciera también ante el Betis una jornada antes, recorriendo en Heliópolis 11,07. En un equipo con otros jugadores aparentemente más fuertes, llama la atención que un mediapunta de aspecto frágil sea el que más corra a lo largo de los encuentros.

Pero el chasis de Isco esconde un motor de todoterreno. Físicamente está hecho un toro, lo que le permite estar corriendo sin parar durante los 90 minutos, esprintar a 30 kilómetros por hora -su pico máximo en el duelo ante el Espanyol- y pelear cuerpo a cuerpo con los atacantes rivales. Ante el cuadro perico, fue el jugador del Real Madrid que más balones robó, un total de siete.

Zizou está encantado con su trabajo, pero también le está puliendo en el aspecto ofensivo. Quiere que conduzca menos el balón, que sea más vertical y que tenga más incidencia en el aspecto ofensivo, tanto a la hora de hacer goles como de dar asistencias.

Carvajal: adiós al debate en el lateral derecho

Uno de los debates de la pretemporada llegó con la llegada de Danilo, 31,5 millones de euros mediante, al Real Madrid. El brasileño aterrizaba en Chamartín con el cartel de titular, pero el dueño del puesto durante las dos últimas temporadas, Dani Carvajal, no se lo iba a poner fácil. Con Benítez, cierto es, Danilo arrancó de titular ante Sporting y Betis, pero las lesiones de ambos hizo que no llegara la pelea directa por el puesto. Carvajal, cuando coincidían, empujaba y el ex del Oporto se vio desplazado en ocasiones al lateral izquierdo.

Siempre, en todo caso, quedaba la duda de quién era el dueño del puesto. Enigma que no ha tardado en resolver Zidane desde que colocó los dos pies en el banquillo del primer equipo blanco. El titular iba a ser, sí o sí, Carvajal, al que conocía a la perfección.

Y el canterano se lo empezó a agradecer dejando dos grandes tardes ante Deportivo y Sporting. Ante el Betis, cierto es, el francés puso de 2 a Danilo, pero no dudó en gastar un cambio para dar entrada al 15, que volvió a ser uno de los jugadores más activos por la banda derecha.

Ante el Espanyol, el pasado domingo en el Bernabéu, volvió a recuperar su lugar en el once. Otra vez, y ya está dejando de ser sorpresa, se convirtió en un atacante más del Madrid. Con Marcelo porfiando por el otro costado, Carvajal ha ganado con Zidane la confianza que quizá le faltó en los primeros partidos de Benítez. El galo le ha dado la titularidad y eso le ha servido al canterano para enseñar que puede ser un futbolista imprescindible en este Madrid.

Jesé Rodríguez: de la grada a jugar número ’12’

Pocos futbolistas han vivido un cambio tan brusco, y positivo, con el cambio de entrenador en el Real Madrid como el que está llevando a cabo Jesé. El canario vivía su particular ostracismo, tres partidos sin jugar, con Benítez y sólo había sido titular, de los 10 últimos duelos, en el encuentro copero ante el Cádiz.

Pero llegó Zizou y desde el primer momento le brindó toda su confianza. Pasó de la grada a jugar los últimos 17 minutos ante el Deportivo, ritual que se ha repetido con 45, 11 y 28 minutos frente a Sporting, Betis y Espanyol. Se ha convertido, de hecho, en el único jugador que ha salido en los cuatro duelos desde el banquillo, el auténtico número 12 del Madrid de Zidane.

En estos 100 minutos ha vuelto a verse al Jesé rápido, con seguridad en su potencia como para encarar a los rivales y con talento para brindar asistencias como la que le valió a Cristiano para anotar su tercer gol ante el Espanyol.

Que Zidane confía en Jesé no es nada nuevo. Cuando el francés ejercía de segundo entrenador de Ancelotti, el canario era uno de sus jugadores predilectos. Vivió junto a él la grave lesión del 20 y sabe a la perfección que se trata de un futbolista que necesita cariño y confianza para mostrar lo mejor de su fútbol.

De momento, le ha dado minutos en las segundas partes. En una demostración de que, más allá de la BBC, Zizou confía ciegamente en un futbolista portentoso al que le falta recuperar la confianza que le hizo vital en el Real Madrid.

Tomado de: Marca.com

Acerca de Administrador

Fanático del equipo merengue, los blancos, los vikingos, el Real Madrid. De oficio ingeniero informático, en el tiempo libre me gusta la pintura y el dibujo, el diseño web, diseño en Phtoshop y en Illustrator y practicar deporte, preferiblemente el beisbol y por supuesto el fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*